Trucos para la vida

Christian Latina Leadership Institute

Por Marcela Ordaz 

Please click here to read in English.

“Compárteme un truco que hayas visto por casualidad un día, y que ahora es una práctica regular inconsciente en tu vida”. Esta frase me desafió por muchos días. Viene de un video viral de TikTok donde miles de personas compartían trucos de todo tipo, desde cómo pelar una papa hasta cómo quedarse dormida más rápido. 

Como seres humanos, siempre buscamos la manera de crecer en las diferentes áreas de nuestra vida.

Dentro de las mejores prácticas que he utilizado recientemente para tener una vida más balanceada está la de escuchar audiolibros, incluyendo la Biblia, lo cual funciona maravillosamente porque me permite avanzar más rápido en la lectura. Además de esto, el escuchar podcasts, entrevistas, biografías, cursos y webinars me ha permitido absorber mucho contenido que me  hizo reflexionar en cómo ser una mejor persona.

Otras prácticas que he desarrollado al lado de mi esposo es la del aprendizaje y la transformación constantes. Reconozco que mi esposo, Diego, es una pieza clave en esto. Hace 10 años iniciamos la aventura de formar un equipo al que nadie puede vencer, porque lo convertimos en un cordón de tres dobleces donde invitamos a Dios a que sea la columna vertebral (Eclesiastés 4:12). Ha sido la mejor decisión que hemos podido tomar. Sus habilidades sumadas a las mías nos han permitido crecer y descubrir tanto nuestras fortalezas como nuestras debilidades, y pulirnos para convertirnos en nuestra mejor versión. Solos no seríamos quienes somos ni estaríamos donde estamos.

La capacidad de asombro es otra práctica que me ha ayudado. Escuché sobre esto en una entrevista con la autora del libro The Wow Effect, MariCarmen Obregón. Ella hace referencia a cuán importante es mantener esta capacidad de asombro. Aún más, ella presenta la sugerencia de que todo lo que tú hagas sea “WOW”; o sea, que cause asombro en las demás personas. Esto implica el dar un extra que la otra parte en la relación no se espere, y sin buscar nada a cambio. Esto te dará “puntos extra” en cualquiera que sea tu actividad. Esta conversación reforzó la parte de ejercitar la madurez emocional, así como la capacidad de desprendimiento y el desarrollo del altruismo.

He aprendido mucho también del libro El Negociador del gran empresario Arturo Elías Ayub, conocido por su famoso programa SharkTank. Parafraseo algo que se me grabó profundamente: “Se puede ser intra-emprendedor; puedes ser un emprendedor aun trabajando dentro de una organización. Puedes hacer una gran diferencia al emprender un proyecto que logre un antes y un después”.

También he aprendido de la famosa golfista mexicana Lorena Ochoa. Ella narra que, en su experiencia profesional, tenía que hacer un entrenamiento mental y, con la ayuda de sus entrenadores, se hacía consciente de todos los detalles específicos del deporte que le permitían concretar o fallar cada golpe. Al final de cada ronda, esto le permitía analizar detalladamente las áreas en las que debía trabajar: mental, física, técnica, rutina o enfoque. Entre las rutinas de Ochoa se encuentra el iniciar cada mañana con agradecimiento. Ella hace notas de las cosas por las que está  agradecida. 

¿A qué voy con esto? 

¿Cuál es mi truco de vida que me permitirá lograr mis metas?

¿Qué tengo en común con todos estos autores y personajes?

Ellos me están influenciando para moldear lo que quiero hacer en este momento. Además, mencionan en sus entrevistas que en sus rutinas o rituales diarios hacen agradecimientos a la vida. Cuentan las cosas positivas.

Estas rutinas de agradecimiento, hasta cierto punto, no son nuevas para mí. Mi mamá me enseñó de niña que, sin importar lo que estés viviendo, “hay que darle gracias a Dios”.

Siguiendo los consejos de Deuteronomio 6:5-8, que dice, “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas. Graba en tu corazón estas palabras que hoy te he dicho. Incúlcaselas a tus hijos; háblales de ellas cuando estés en tu casa y cuando vayas de camino, cuando te acuestes y cuando te levantes; átalas a tu muñeca como un signo; llévalas en tu frente como una señal; escríbelas en las jambas de tu casa y en tus puertas” mi mamá me enseñó a amar a Dios y a ser agradecida.

Mi papá y mi mamá también me enseñaron el consejo del apóstol Pablo, quien compartió esto con la Iglesia de Tesalónica: “Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús” (1 Tesalonicenses 5:18).

Creo que llevo ventaja en esto. Desde que nací aprendí a agradecerle a Dios en todo. 

A la luz de todo esto mi truco de vida es:

 AGRADECER…

que tienes vida

que puedes respirar

que puedes leer

que puedes escuchar

que tienes familia

que tienes amigos

que tienes iglesia

el amor

la paz

la gracia

la bendición 

la prueba 

lo que tienes

lo que ya no tienes. 

Al cumplir 40 años de vida en este 2021 estoy agradecida por la seguridad de que este año haré grandes cosas. Incluso estoy abrazando muchas cosas nuevas que se me están presentando, las cuales acepto con agradecimiento. Una de ellas es el CLLI, esta causa tan increíble que conocí hace siete años y que desde ese momento supe que me iba a sumar a ella porque creo que tú, persona lectora, puedes tener una mejor calidad de vida, mejores oportunidades, grandes experiencias y nuevos aprendizajes.

¿Cuál es tu truco de vida? Cualquiera que sea, te invito también a experimentar el mío. Cuenta tus bendiciones, escríbelas, grábalas y compártelas. Alguien más necesita oírlas hoy de ti.

Marcela Ordaz, una profesional en la area de Comunicación Organizacional, ha trabajado como líder internacional dirigiendo la Expo Industrial FABTECH Mexico por los últimos 15 años. Es Graduada de CLLI y ahora forma parte de la junta directiva de CLLI y es parte del equipo de liderazgo de CLLI Monterrey. Además, Marcela ha servido como líder en diferentes ministerios por los últimos 25 años en Monterrey, Mexico.

%d bloggers like this: