Estrella fugaz

Christian Latina Leadership Institute

por Alicia Zorzoli

Please click here to read in English.

Me levanto temprano. ¡Y me encanta! Confieso que originalmente yo no era así. Me gustaba dormir hasta tarde. Pero te puedes imaginar que después de estar casada 53 años con “El Original” se me tenía que pegar algo de él. De modo que no soy original en cuanto a esto, solo una fotocopia.

Levantarme temprano me ha traído muchos placeres, y no solo en el área de tener más tiempo durante el día.

Últimamente he formado el hábito de comenzar el día yendo al patio de atrás a observar las estrellas en el cielo oscuro. Solo un par de minutos, antes de mi tiempo devocional con el Creador. Estoy asombrada de la magnificencia de la obra maestra de Dios. Me lleno los ojos del esplendor y la grandeza de Dios. Me siento como la famosa ilustración en El principito, de Antoine de Saint-Exupéry. Me pone en el cuadro justo para mi tiempo con Dios al verme tal como soy en comparación a su obra maestra. 

¡Y esta mañana vi una estrella fugaz! Estaba maravillada. ¡Solo un instante y desapareció! 

Observar las estrellas en una noche oscura me hizo pensar en algunas similitudes que nosotros, como seres humanos, compartimos con ellas.

1. Todas ellas son diferentes. Algunas parecen más grandes que otras. Algunas de ellas brillan más que otras. Algunas parecen muy pequeñas. Algunas parecen débiles. Algunas parecen estar en grupos, mientras otras parecen estar solas.

Todas somos diferentes, y es hermoso que sea así. Algunas de nosotras podemos parecer más grandes y más brillantes. Y algunas podemos parecer débiles y pequeñas. Algunas somos más gregarias que otras y otras prefieren estar solas.

2. Ellas no cambian. Son siempre las mismas y cada una tiene su lugar. Por eso podemos ver las constelaciones. Y, más importante aún, por eso pueden ser una guía para los viajeros sin los aparatos humanos para orientación. La Biblia dice que Dios las puso en la expansión de los cielos (Génesis 1:17).

Así como las estrellas, todas tenemos nuestro lugar propio en el mundo. Es un lugar que Dios diseñó para nosotras desde el comienzo del mundo. Y Dios nos ha colocado allí para brillar y ser una guía para la gente que nos rodea.

3. Ellas tienen luz propia. Así como sucede con el sol, que también es una estrella, todas ellas brillan con su propia luz. No necesitan de nadie más para brillar.

Nosotras no tomamos nuestra luz de otras personas. Nuestra luz nos ha sido dada por la Fuente de la luz. Jesús dijo que somos la luz del mundo.  Nuestra luz puede ser tan fuerte como para iluminar un área grande, o puede ser débil y pequeña como “esta lucecita mía”. Pero es nuestra y de nadie más.

4. Algunas son simplemente estrellas fugaces. Vienen y se van como en el pestañar de un ojo. Es algo interesante y atractivo, y a la gente les gusta mirarlas. Pero las ves y desaparecen.

Hay personas como esta clase de estrellas. Son interesantes y atractivas, y a la gente les gusta verlas. Pero brillan por un momento y luego desaparecen; y como dice el salmista: desaparece sin dejar rastro alguno (Salmo 103:16, NVI). 

Hay un lugar dedicado a ayudar a las mujeres líderes a usar estas características para hacer un impacto en el mundo en el nombre de Dios. Estoy agradecida por el ministerio del Instituto Cristiano para Líderes Latinas. Me ha impactado en muchas maneras y también me ha provisto con la oportunidad de hacer lo mismo por otras. Esta organización, enfocada en las líderes cristianas latinas, está dedicada a:  

  • Fortalecer el valor único dado por Dios a cada una, ayudándolas a reconocer y aprovechar sus diferencias para llegar a ser todo lo que Dios quiere que sean.
  • Que las líderes comprendan que cada una tiene su propio lugar, y que ese es el lugar en el que Dios las ha colocado para ser guías de mucha gente que las busca para orientación y ayuda. 
  • Entender que todas tienen una luz propia. No necesitan buscar a otras para obtener su luz de ellas. Como líderes, su influencia brilla con su luz propia cuando usan los dones y la influencia que les ha sido dada por Dios. 
  • Que ellas tienen raíces profundas para impedir que sean como las estrellas fugaces. Ellas están firmes en sus creencias cristianas y, mediante este ministerio, están recibiendo las herramientas para hacer un impacto fuerte en su mundo. 

Si quieres saber más sobre el ministerio del Instituto Cristiano de Líderes Latinas, puedes contactarte a latinaleadershipinstitute.org 

Alicia Zorzoli es maestra de la Biblia y conferencista internacional, ha publicado numerosos artículos en revistas y libros cristianos. Desde hace más de diez años sirve como profesora del CLLI.


%d bloggers like this: